Sección Yuri: La visibilidad lésbica en las animaciones
14/10/2020
Tarantino: El Declive y La Importancia de los Colaboradores
18/10/2020

Reseñas de Culto: Hokuto No Ken

El futuro y la visión de lo que aun no ha de llegar, una imagen incierta que ha intrigado al mundo, siempre ha sido fuente de inspiración en el arte y sus diversos medios: Desde la sociedad de los Eloi en el año 802.701 que el protagonista de la Máquina del Tiempo de Herbert George Wells nos presentó a finales del Siglo XIX, como también los futuros distópicos presentados en una infinidad de libros, pero también esta la visión postapocalíptica que se empezó a formar a partir de la época de la Guerra Fría, con películas como Mad Max, e incluso en la música, donde la temática de la posible Guerra Nuclear que se hubiera desatado en ese entonces aportó mucho en la composición de trabajos de distintas bandas de metal tradicional, en especial en bandas de thrash metal.
Esta visión de un mundo después del final, con la humanidad, o mejor dicho los restos de esta, mateniéndose en constante supervivencia a través de la ley del más fuerte, donde el débil y el desamparado solo están destinados a una muerte segura o, un destino peor, la esclavitud.
Es en este contexto que llega esta reseña, con uno de los clásicos más grandes del anime: Hokuto no Ken, adaptación del manga del mismo nombre creado por Buronson (Yoshiyuki Okamura) y Tetsuo Hara en 1983. Este anime se estreno el 11 de octubre de 1984 y estuvo a cargo de Toei Animation, con una duración de 109 episodios.
En el año 199X después de una guerra nuclear. El mundo se ha convertido en un paraje desolado, donde el agua y la comida se han convertido en un recurso valioso. En este contexto, lo que queda de la humanidad vive en base a la ley del más fuerte. Aquí es donde aparece Kenshiro (también conocido como Ken), el cual es conocido como «El salvador de finales del siglo», quien es el sucesor 64 del Hokuto Shinken, un estilo de arte marcial ancestral que tiene efectos devastadores en sus enemigos a través de los puntos meridianos donde circula la energía vital de las personas (el termino meridiano surge de la técnica de la medicina china tradicional como la acupuntura y la acupresión).
Kenshiro quería vivir una vida pacífica junto a su amada Yuria, pero Jagi, quien es otro discípulo de Ryuken (el sucesor 63 del Hokuto Shinken), desafió a Shin, quien es el sucesor del Nanto Koshūken y lo controló para intentar matar a Lin Kenshiro, a quien le ocasionó las 7 cicatrices en su torso y lo dejo por muerto.
Esto es previo a la historia, pero es importante entender por donde parte todo. El comienzo de la serie nos muestra a Kenshiro en una búsqueda de venganza contra Shin, para poder rescatar a su amada Yuria. En su viaje conoce a los huérfanos Bat y Lin, quienes lo acompañan en su camino, y a medida que avanza la serie, se enfrenta a hordas de despiadadas pandillas y protege a los débiles de los duros tiempos en los que el mundo avanza. 
 
En esta búsqueda de venganza, se enfrenta con los maestros del Nanto Roku Seiken y con los otros discípulos del Hokuto Shinken (Toki, Jagi y el poderoso Raoh), ¿Qué dificultades esperarán a Kenshiro, Bat y Lin en el mundo después de la guerra nuclear?, Eso lo descubrirán al avanzar la serie.
¿Vale la pena ver Hokuto no Ken? Por supuesto que sí. Partamos por el hecho de que es el padre de los shonen: su influencia es innegable, ya que obras como Jojo´s Bizarre Adventure o Saint Seiya tomaron su influencia y le supieron dar identidad dentro de su historia (uno de los ejemplos más clásicos es la técnica más clásica de Kenshiro: el Hokuto Hyakuretsu-Ken y el Pegasus Ryu Seiken de Seiya).
La historia y el contexto en el que se desarrolla es fenomenal, y todos los personajes tienen motivaciones para sus acciones, los cuales al estar insertos en este mundo post-apocalíptico le dan un valor mayor. Aquí es donde la influencia de Mad Max toma harta notoriedad, especialmente con las pandillas con una estética digna de los rufianes de las películas de George Miller también logran un condimento perfecto.
Si hay un punto a favor que es imposible no mencionar, es su protagonista: Kenshiro, interpretado de manera sublime por el eterno Akira Kamiya (Kinnikuman, Kogoro Mouri, Ryo Saeba, entre otros). Kenshiro no es un hombre de muchas palabras, pero cuando habla lo dice todo. 
 
Incluso siendo un arma mortal, él quiere vivir una vida pacífica a pesar de los horrores de vivir en aquel mundo devastado donde ha derramado mucha sangre. Esto último no ha amainado su nobleza, porque no importa quién sea: él siempre protegerá al débil y desamparado, y será despiadado con aquellos que abusan de su poder para hacer la vida de otros un infierno.
También otro aspecto de su personalidad que es destacable es su capacidad de poder sentir dolor y sufrir. Él no solo sufre por la ausencia de Yuria sino por aquellos que no puede defender (en más de alguna oportunidad se logra ver cuando acaba con rufianes que asesinaron a alguna persona de bien, y puede llorar, pero no es un llorón o un tipo exasperante (personajes como Midoriya o Asta se me hacen insoportables a veces, a pesar de que me gustan Boku no Hero Academia y Black Clover).

Otro punto que vale la pena mencionar es la violencia, que es abundante abunda, y está bien. No se puede esperar menos en una obra de este calibre; hay sangre, mutilaciones, explosiones, muchos golpes y muertes por doquier. Ver el Hokuto Shinken de Kenshiro haciendo efecto en sus víctimas o el Nanto Suichōken de Rei, rebanando gañanes como si se tratará del jamón para colocarlo en el sandwich del desayuno.
Hokuto no Ken es uno de los grandes clásicos del manga y el anime a estas alturas del partido, y ese sitial es más que merecido, siendo un deber de ver si eres un fan del shonen y hasta ahora no has tenido la oportunidad de ver esta serie.
Además cuenta con una película estrenada en 1986 que cuenta desde el principio de la historia hasta la pelea de Kenshiro y Raoh, aunque tiene algunas diferencias con el orden de los eventos de la trama. En 1987 se estrenó Hokuto no Ken 2, con 43 episodios que cuenta la segunda parte del manga llegando hasta el arco de Shura y omitiendo la aparición de Ryu y el final del manga.
Para terminar, solo queda decir que espero que hayan disfrutado de esta reseña, y que les quede claro: «El Hokuto Shinken es invencible».
Escrito por Sorlac.
Sorlac
Sorlac
Dark Demon Oni Akuma | Sorlac es demihumano domesticado y calificado para clasificar 50.000 tipos de metal diferentes. Además un amante del anime clásico. Un buen tipo, no te asustes por sus alas negras...