Reseñas de Culto: Kinnikuman
05/04/2021
Heavy Reseñas: Helloween – Skyfall
15/04/2021

Heavy Reseñas: Slauter Xstroyes – Winter Kill

Hay discos que son verdaderas joyas las cuales son dignas de recibir un análisis como corresponde, y el día de hoy le hacemos justicia a uno de los mejores discos de Heavy Metal de todos los tiempos: Winter Kill de Slauter Xstroyes. Para empezar vayamos a Chicago, la ciudad de los vientos, también ciudad con bandas de Metal tradicional de gran calidad, aunque tal vez esta sea una ciudad con menos protagonismo al hablar de la escena del país del norte, a pesar de eso, destacan grandes bandas como EnforcerMaelstromHammeron Paradoxx, pero quizás el nombre más importante que ha surgido ahí es el de Paul Speckmann y la gran cantidad de bandas que formó o donde participó en esa ciudad, desde su primera banda War Cry, pasando por Death StrikeFuneral Bitch, hasta su banda principal, Master (una de las primeras bandas en tocar Death Metal, junto a otros estandartes del género como lo son PossessedMantas y posteriormente Death).

De esta ciudad también surgió Slauter Xstroyes (deformación de «Slaughter and Destroyers«), banda que toca Power Metal Progresivo, probablemente una de las primeras bandas del género, cuando los dioses Queensrÿche recién estaban adentrándose en los terrenos del Metal Progresivo (The Warning fue el primer paso, Rage for Order la consolidación), igual que Fates Warning quienes recién con The Spectre Within Awaken the Guardian se meterían a este baile, hablamos de 1985 para ser más precisos, y Slauter Xstroyes lanza su disco debut, Winter Kill. Al ser un disco que aparece en los primeros días de un género (o subgénero) musical como quieran llamarlo, se entiende que intenta crear una identidad propia, en un comienzo mezclando las influencias de sus músicos con las ideas personales de ellos, y la banda tenía bien claro ese aspecto, dando a entender que es una banda diferente en lo que hacen. El disco fue editado de forma independiente y cuenta con 7 temas, los cuales revisaremos a continuación.

Winter Kill empieza con sintetizadores (algo no tan común en ese entonces para bandas del género) para continuar con una breve pero solemne sección con guitarra y bajo; musicalmente el tema tiene muchos cambios en las partes que aparece Jonathon Stewart (voz), desde riffs muy en el estilo del Metal más progresivo más clásico, pasando por tappings y riffs más heavymetaleros, pasados los 2:40 ocurre un cambio donde los riffs son más veloces y complejos pero la gracia es que la velocidad varía, después regresa ese riff más progresivo y entra el solo que goza de gran técnica, el bajo suena excelente y para que decir la batería que en temas de este estilo debe saber dirigir los tiempos.

No Idea y su introducción con guitarra acústica crean una ambientación nostálgica, moviéndose con la emotividad que provoca la voz de Stewart, esto cambia con la entrada de los otros instrumentos y el paso a guitarra eléctrica donde el tema adquiere mayor intensidad por algunos momentos, para volver a la sección con guitarra acústica, después la sección más pesada es la que toma el protagonismo con un solo de guitarra que empieza con mucho feeling y continúa de esa forma, terminado el solo, el bajo es el que cobra mayor importancia para cerrar el tema.

Un riff con mucha garra y acompañado de una base rítmica a la altura son el comienzo de The Stage, el tema más heavymetalero del disco, aunque más cercano al Power Metal estadounidense de esa época, con un trabajo instrumental bastante técnico que fanáticos de bandas como Jag Panzer (en la época del Shadow Thief y del Chain of CommandHelstar Sound Barrier disfrutarán bastante, con harta clase, contiene solos de guitarra muy bien construidos, es un gran tema el cual es muy directo y balanceado a la hora de hablar de intensidad y técnica.

City of Sirtel tiene un comienzo muy setentero, con ese aire que recuerda al Hard Rock con toques progresivos bien de ese entonces (se me viene a la cabeza el Deep Purple de la época 70-72 y un poco el Uriah Heep), con Stewart introduciéndonos al tema de forma magistral, hasta que hay un cambio en la música y pasa a ser un tema derechamente heavymetalero, con riffs muy bien construidos, en especial cuando hace ese quiebre, musicalmente es épico y a la vez demente (me acorde inmediatamente de Mrs. Victoria de Warlord por ese detalle). Me atrevo a decir que este es uno de los temas más épicos musicalmente a la hora de hablar de Heavy Metal de la historia.

Charlotte empieza con un mensaje al revés el cual dice «Slauter Xstroyes, Jesus is the way, beware of evil, in it’s many forms and shapes» para dar paso a una introducción acústica con un aire bastante épico que se transforma en una sección instrumental con riffs potentes con un trabajo en el bajo impresionante donde la entrada de Stewart quien alterna su cantar entre tonos altos y más graves y aguerridos logra darle mayor poder al tema, acá el solo de guitarra mantiene la tónica que presenta el tema, pero es el bajo a mi gusto quien se roba la película. El tema cierra de forma sublime con la misma sección acústica del comienzo.

Black Rose and Thorns y su introducción con bajo es precisa para la entrada de Stewart quien transmite mucho, el tema cambia después de algunos segundos pasando a ser un tema no tan rápido con gran trabajo en la parte instrumental, los riffs técnicos de Paul Kratky son muy buenos, después de eso, vuelve la sección del bajo del comienzo que da paso al solo de guitarra, acá todos los músicos se complementan muy bien, mientras avanza el tema aparecen riffs bien heavymetaleros donde hay unos quiebres impresionantes entre cada sección para llegar a un momento en que la batería se encarga de dar paso a un solo de guitarra que se encarga de cerrar el tema,el cual no se deja guardado ningún recurso.

Mother, Mother Fucker tiene un comienzo muy en el estilo de Rush, que introduce a un riff bastante certero que mantiene ese sonido más cercano al Rock Progresivo, donde existen muchos cambios y hacen de la progresión del tema algo totalmente impredecible, en especial en la sección del solo de guitarra, después el tema acelera en un momento con harto aire a Iron Maiden del Piece of Mind, bien adelantado el tema hay otro solo de guitarra, algo más corto pero bueno,  el tema cierra en un momento bastante intenso dando punto final a un grandioso trabajo.

Winter Kill es una de esas obras maestras que permanecen ocultas a los ojos (y oídos) de aquellos que no se han dado la oportunidad de descubrir aquellas joyas que realmente se convirtieron en pequeñas páginas doradas en la historia del Metal tradicional. Con un sonido distintivo, que mezcla el Heavy Metal de corte americano más tradicional con las influencias que los pilares del Rock Progresivo en los años 70 lograron pavimentar a través de la experimentación y la búsqueda de nuevos sonidos, esa senda marcó bastante a los oriundos de Chicago dando como resultado un trabajo con un sonido demencial, que se mueve tanto en el aspecto musical como en el de las letras que creo Jonathon Stewart, quien trata desde temas personales como las relaciones interpersonales en temas como Charlotte Mother, Mother Fucker, a lo épico en City of Sirtel, hasta la historia de un oso en Winter Kill (me recuerda mucho al tema The Trees de Rush donde cuenta la historia de un conflicto en un bosque entre unos arces y unos robles). Esta suma de elementos hace que sea un disco muy complejo, no me gustan las comparaciones, pero acá realmente es imposible de comparar este trabajo con otras obras, porque no hay algo así.

Stewart es un gran vocalista, sabe manejar una buena variedad de tonos con su voz, los cuales reflejan cada momento del disco de forma perfecta, balanceando técnica con sentimiento, el hombre le pone mucho corazón. El trabajo de Paul Kratky en guitarras está a la altura de la propuesta del disco, las influencias de los grandes del Rock Progresivo son importantes, tiene momentos que recuerda a Rush y sale bien parado al tomar lo mejor (¿habrá algo que no sea bueno respecto a los maestros canadienses?) del sonido de ellos.

Slauter Xstroyes como mencione es una banda diferente, es como el tipo que hace la diferencia en un lugar, que rompe el molde mientras el resto sigue una misma línea (como un Johan Cruyff o un Ronaldinho Gaucho en una cancha de fútbol), es como lo que pasa en el Metal Progresivo, hoy en día el género personalmente lo encuentro bastante aburrido, hay bandas con grandes músicos pero el problema del género, es que estos parecen más matemáticos que gente que hace música, haciendo algo perfecto pero calculado, donde se pierde lo emocionante, los riesgos, y donde sinceramente la intensidad llega a sonar falsa y plástica, en especial con esa moda que surgió con el Djent, donde sinceramente suena «pesado al peo» como yo diría; algo que trata de ser brutal pero en esencia no intimida el oído de quien escucha.

También es una lástima que a pesar de ser uno de los primeros discos del género y ser una banda pionera en este sonido, su influencia no sea mayor en este y su nombre este más relegado a un estatus de culto.

Para finalizar el disco tendrá una reedición que saldrá a la venta este 9 de abril por el sello Cult Metal Classics, ya habia pasado un buen tiempo desde que Forged in Fire lo editó, hoy en día esa reedición está agotada hace años y las copias que se pueden encontrar en páginas como Ebay Discogs están a precios estratosféricos.

Escrito por Sorlac.

Sorlac
Sorlac
Dark Demon Oni Akuma | Sorlac es demihumano domesticado y calificado para clasificar 50.000 tipos de metal diferentes. Además un amante del anime clásico. Un buen tipo, no te asustes por sus alas negras...