Mi PJ se llama Goku: Defendiendo el calco de personajes en JdR
06/10/2020
Como crear elementos interesantes para tus partidas de rol: El método de la Flor de Fuego
13/10/2020

Heavy Reseñas: Satan – Life Sentence

Inglaterra, cuna del Heavy Metal a fines de los 70, experimentó el nacimiento de una de las escenas más clásicas e influyentes de este género: la N.W.O.B.H.M. (New Wave of British Heavy Metal). Como en toda escena, encontramos desde bandas que se convirtieron en estandartes de este sonido a base de grandes discos, como lo son Iron MaidenSaxon, Demon, Diamond Head, Witchfinder General, Angel WitchSatanFist, Girlschool, Elixir, y muchas que se perdieron en el tiempo debido a que no alcanzaban a editar discos, solo demos, singles o EP (aquí destacan bandas como A-II-Z, Dragonslayer, Traitors Gate, Charger, y Damascus).

Lo de Satan es un caso interesante. Este grupo ha pasado por muchos cambios en su formación y una variedad de propuestas musicales, desde sus primeros días con vocalistas como Trevor Robinson y Ian Swift (después en Avenger), para después en 1983 editar su disco debut, Court in the Act, considerado al día de hoy uno de los mejores discos de heavy metal de todos los tiempos, con Brian Ross en las voces. Sin embargo, esto duraría poco, porque después de eso regresaría con su banda Blitzkrieg, y Lou Taylor tomaría esta labor, con lo cual empezó una nueva etapa y la banda cambio su nombre a Blind Fury y lanzarían Out of Reach.
Después volverían a ser Satan y con Michael Jackson (no el Rey del Pop) lanzarían el EP Into the Future y el disco Suspended Sentence con un sonido un poco más direccionado al thrash metal, lo cual llevó a que la banda cambiará su nombre nuevamente, esta vez a Pariah, editando 3 discos (The Kindred, y en especial Blaze of Obscurity son discazos). 
Satan es una banda que nunca dejó de sacar discos. Quizás no siempre con ese nombre, pero siempre manteniendo a sus músicos. Entrado el Siglo XXI, se reunieron con Brian Ross, y después de un largo recorrido en festivales lanzaron Life Sentence en 2013, lo que llevó a aquella histórica jornada de marzo de 2014 donde se presentaron en Chile en el marco del Evil Confrontation Festival II, junto a Bulldozer de Italia, Cobra de Perú, y los nacionales Acero Letal, Slaughtbbath, Fastter y Force of Darkness.
Hoy revisaremos Life Sentence, tercer disco de la banda, y a su vez el retorno de la formación de su debut, Court in the Act: Brian Ross en las voces, Russ Tippins y Steve Ramsey en guitarras, Graeme English en el bajo y Sean Taylor en batería. Editado por Listenable Records, cuenta con 10 temas.
Time to Die tiene un comienzo demoledor que va in crescendo para desencadenar en un tema rápido donde todo suena bien. La voz de Brian Ross es impecable, las guitarras son veloces y suenan de forma muy pulida, mientras que la base rítmica es intensa y precisa. A mitad del tema la velocidad baja, pero la sensación se mantiene de buena forma con la guitarra, que de a poco va introduciendo al solo de guitarra. Esta sección es impresionante, la velocidad regresa y el trabajo por parte de Tippins y Ramsey se escucha muy afiatado, y demuestran que por algo llevan tantos años haciendo dupla. Excelente forma de empezar.
Twenty Twenty Five empieza con las guitarras haciendo una buena melodía y un riff con harta garra. La sección instrumental en la primera estrofa baja las revoluciones para volver a ejecutar con mayor potencia la siguiente estrofa hasta que el coro comienza, donde el trabajo vocal es simplemente espectacular.
La sección previa al solo incluye un buen coro donde Ross muestra toda su calidad como vocalista, y demuestra que después de casi 40 años el hombre mantiene su buen registro (e incluso ha mejorado), algo que también se puede observar en su trabajo con Blitzkrieg, quienes han sacado varios discos. Es un gran tema que mantiene la calidad mostrada hasta ahora en este trabajo.
Cenotaph empieza con un gran dueto por parte de Tippins y Ramsey, y todo suena muy bien. El trabajo en la batería por parte de Sean Taylor destaca por su calidad, con una técnica totalmente disfrutable. Las guitarras también gozan de poseer riffs muy bien ejecutados, también en la sección que el tema acelera.


La velocidad y el buen trabajo en la parte instrumental continúan con Siege Mentality, pero no solo la parte instumental, Ross, con su vozarrón, marca presencia y de qué forma. No se puede dejar de lado a Graeme English en el bajo, que siempre está ahí dejando en claro que todos están para aportar con lo suyo, y no exagero con que todos los elementos están en el nivel más alto de calidad. Sin duda uno de los puntos más altos del disco.


Incantations comienza con un riff lleno de misticismo, que es el riff principal además y se mantiene mientras avanza el tema. Los fraseos de Ross son excelentes y con el coro la intensidad que el tema fue mostrando alcanza su clímax. La sección previa al solo y el solo tienen mucho feeling y se nota bastante, llegando a un final con bastante intensidad.

Testimony empieza de forma directa, con mucha velocidad a cargo de los mejores riffs y una base rítmica contundente con un coro donde Ross le da un aire intenso y emocional. El solo es muy bueno y el coro final termina de forma sublime, también es otro punto alto del disco.

Tears of Blood comienza con English y su bajo teniendo protagonismo y un lead que suena muy bien. Es un tema que se maneja bastante bien, alejándose de la velocidad que tienen los otros temas del disco, siendo más ganchero y que resulta muy bien.


Life Sentence, tema que da nombre al disco, empieza con un grandioso riff que se convierte en uno con mayor velocidad y excelente técnica. Destaca mucho con su coro y los backing vocals coreando «Life sentence». Es probablemente el mejor tema del disco, y tiene de todo para serlo, aunque ya se ha dicho (y con otras palabras), que Satan goza de tener una calidad incomparable y es difícil no recalcarlo.


Personal Demons empieza con un trabajo instrumental de gran factura, donde la batería de Taylor maneja los tiempos de muy buena forma. Después el tema se mueve de forma muy natural con un muy buen coro y un trabajo en el solo de guitarra que no desentona en ningún momento.


Another Universe, último tema del disco, empieza de forma calmada, con una melodía que te atrapa desde un comienzo. Ross mostrando su calidad mientras los segundos avanzan y poco a poco esto va cambiando, de forma gradual las guitarras toman mayor peso. Un riff de gran factura es el punto de quiebre hacia una sección donde la banda no se guarda, para llegar al puente con un increíble trabajo en la sección instrumental y el coro, sencillo, pero a la vez directo y estremecedor, «Another life, another universe» con backing vocals impresionantes y el solo que es muy bien trabajado para volver a la estructura estrofa – puente – coro, terminando de manera monumental este trabajo.

Life Sentence es una cátedra de como tocar heavy metal, de esos trabajos con los que quedas más que satisfecho, y te das cuenta cuando una banda no solo tiene calidad en cuanto a sus miembros se refiere, sino que la constancia y en especial la búsqueda de ideas frescas sin perder la esencia son importantes.
 
A pesar de que, como mencionaba, la banda seguía sacando discos como Blind Fury Pariah, el retorno de Brian Ross en su momento significo mucho, la banda en ese momento sonaba afiatada y también el hecho de que llevarán un tiempo tocando en festivales ayudo a afiatarlos, sonando tan bien como en la época que sacaron el Court in the Act, 30 años antes.

Muchas bandas no tienen hoy en día lo que sí tiene Satan, y por eso cuando regresan, no lo hacen de la mejor forma, pero volviendo a Satan, este trabajo significó que la banda tomará el lugar que siempre mereció, y lo ratificó con sus dos siguientes trabajos: Atom by Atom de 2015, y Cruel Magic de 2018. Personalmente, considero que los puntos más altos del disco son Time to DieSiege MentalityIncantationsLife Sentence Another Universe.

Recomendado para todo fanático del heavy metal.
Escrito por Sorlac.
Sorlac
Sorlac
Dark Demon Oni Akuma | Sorlac es demihumano domesticado y calificado para clasificar 50.000 tipos de metal diferentes. Además un amante del anime clásico. Un buen tipo, no te asustes por sus alas negras...