Sección Yuri: Almost Adults
28/04/2021
3 Juegos de Star Wars que deberías jugar
01/05/2021

Heavy Reseñas: Iron Savior – Iron Savior

La escena powermetalera de los años 90, que es bastante distinta a la de los 80, siempre ha sido amada y odiada a partes iguales, en el último caso en especial por los más fanáticos puristas del género, donde los dardos apuntan especialmente a toda la escena formada en Europa, que era más melódica o “suave” para lo que comenzó siendo el género. Países como Italia o Finlandia se llenaron de bandas que repitieron la fórmula de alguna banda exitosa de esas tierras logró antes, en el caso de Italia, una infinidad de bandas que trató de emular lo que realizó Rhapsody, pero en una versión derechamente más burda, con nombres olvidables como SkylarkAthenaKaledon Drakkar. O en Finlandia, donde el sonido que empezó a popularizar Stratovarius a partir de la llegada de Timo Kotipelto y Jens Johansson paso a ser motivación para bandas más jóvenes, algunas encontraron el éxito que fue efímero como es el caso de Sonata Arctica, que después de sus dos primeros discos, que tuvieron muy buena crítica en su momento, tuvieron un bajón compositivo (en el cual llegaron muchas veces a acercarse a géneros como el Pop) y otros factores, como el deplorable estado de la voz de Tony Kakko en ese entonces, no ayudó mucho a la imagen de la banda y en otros casos, como el de Celesty, derechamente se perdieron en el olvido.

Si somos honestos, muchos países tuvieron en ese entonces una gran cantidad de bandas de estilo que no ofrecieron mucho y menos aún, aportaron algo al género, pero en la otra vereda se pueden rescatar una gran cantidad de bandas, especialmente varias surgidas en Alemania: nombres como X-WildCapricorn (banda post Grinder), GladiatorsIron Savior, Metalium, Stormwarrior, Paragon Wizard son bandas que se mantuvieron alejadas de todo este movimiento y más cercanas al sonido de bandas que estaban tocando en plena década de los 80, además que muchos músicos de estas bandas pertenecían a bandas de la época como Running WildGrinderVelvet ViperGeisha Brats

En esta oportunidad hablaremos de Iron Savior, banda que se formó en 1996 y al año siguiente lanzó su disco debut titulado Iron Savior y fue editado por Noise Records. La banda la fundó Piet Sielck (voz y guitarras, aunque en este disco también se encargó del bajo y los teclados) y para este primer disco formó un “Dream Team” junto a Kai Hansen (voz y guitarras) y Thomen Stauch en la batería. La historia de Piet Sielck y como formó este “Dream Team” viene desde fines de la década de los 70, cuando junto a su amigo Kai Hansen formaron Gentry, banda que después de cambiar de nombre a Second Hell, la dejó en 1982, esta banda después pasaría a ser Iron Fist y posteriormente Helloween. En esos días la dupla Hansen/Sielck compuso varios temas o al menos las ideas que terminarían en la creación de varios temas de Helloween como Phantoms of DeathGorgarMurdererMetal Invaders o Victim of Fate, así como partes del tema Heading for Tomorrow de Gamma Ray.

Después de su salida de Second Hell, se dedicó de lleno como productor y técnico en todo lo que tiene que ver la parte de sonido, participando en una gran cantidad de discos durante los 80 y los 90 (hasta el día de hoy se mantiene en esas labores), en bandas como Blind Guardian (estando en el staff en todos los discos que grabaron en los 90), Grave Digger, o Saxon, de ahí su relación con Stauch.

El debut de los germanos cuenta 12 temas que revisaremos a continuación, los cuales son parte de todo un trabajo conceptual que cuenta la historia de una antigua máquina construida por los habitantes de la Atlántida creada para salvar a la humanidad y que se rebela ante ésta.

El disco comienza con The Arrival, intro instrumental que empieza como una marcha, en poco más de un minuto con una melodía sencilla pero efectiva que va pavimentando el camino para lo que sigue.

Con Atlantis FallingIron Savior da a entender que están para cosas grandes, con un gran trabajo por parte de Thomen Stauch y los riffs muy bien ejecutados por parte de la dupla Sielck/Hansen. Este tema es una inyección de potencia, también hay que destacar la voz de Sielck que se aleja bastante del estilo genérico de muchos vocalistas que salieron de bandas de power metal en esos años, con una voz más potente y sin abusar de tonos altos chillones o azucarados. Musicalmente el tema se mueve entre las influencias clásicas que bandas como Judas Priest han forjado, o el sonido alemán que tanto caracteriza a bandas de este estilo, en especial ese toque a momentos Helloween/Gamma Ray, que es algo que me viene a la memoria al escucharlo, aunque de forma más sutil, pero con un estilo más propio y sin depender del sonido de las bandas recién mencionadas. 

Brave New World es un tema de esos veloces como solo los alemanes saben hacer, es sólido en todos sus aspectos, donde la voz de Sielck destaca harto especialmente en el coro donde los backing vocals que realiza son de gran factura, los solos de guitarras son bastante buenos, en especial el solo a dos guitarras que ocurre a la mitad de esa sección, el tema finaliza de gran forma cuando este aumenta la intensidad tanto en los instrumentos como en la voz.

Iron Savior es un tema más heavymetalero, tiene harto gancho especialmente en el trabajo en las guitarras, es probablemente menos complejo que los temas anteriores, pero igual de directo que estos, es uno de los puntos altos del disco, no se toma pausas para bajar la intensidad en ningún momento, y sumado a la letra, la complementa bastante en ese sentido.

Riding on Fire es power/speed metal alemán como dictan los cánones, la batería de Stauch es una metralleta, tocando como en los días que Blind Guardian tocaba speed metal, tal vez en un comienzo los riffs no son los más complejos pero hay harto feeling, en especial en los coros, después en la sección de los solos de guitarra, Sielck y Hansen dan cátedra de cómo hacer grandiosos riffs y solos que son difíciles de olvidar, después viene una corta sección con guitarras acústicas y luego, como un golpe en la cara, vuelve toda la intensidad con el coro final que es digno de corear en vivo y en directo para dar paso al final con un riff de esos que hacen escuela, bueno teniendo a Kai Hansen es imposible que no hayan riffs así.

Con Break It Up las revoluciones bajan, además de ser el primer tema del disco cantado por Kai Hansen, es una balada donde el protagonismo lo tiene el piano que acompaña en las estrofas, acá Hansen se desenvuelve cantando con tonos más rasgados y una estrofa posterior, Sielck interviene con clase. En los coros es Sielck el que se desempeña, en el primero lo hace de forma sobria, pero con harto sentimiento, y en el segundo le agrega más potencia a su manera de cantar. Después del segundo coro el tema se vuelve más potente, ya acercándose al estilo de la banda.

Assailant es otra clase de heavy metal cortesía de los alemanes, con riffs que se manejan muy bien en estos terrenos, las líneas vocales, como se ha dado en este trabajo son pulidas y muy bien trabajadas para dar como resultado un tema de gran calidad, a eso hay que sumar la calidad de la composición, acá el trabajo de la base rítmica se complementa bien, Stauch es de esos bateristas que es un deleite escuchar, en especial en temas de este estilo. Sin duda es uno de esos temas que sabe cómo destacar.

Children of the Wasteland empieza con un riff con harta onda, el tema mantiene este gancho hasta la parte anterior del coro donde los riffs aceleran y en el coro esto disminuye mientras la batería de Stauch es soberbia. El solo de este tema es uno de mis favoritos del disco, y en especial como los otros instrumentos van variando la sección instrumental de fondo, siendo uno de los mejores temas de este.

Protect the Law desde un comienzo no se guarda nada, empieza con toda la intensidad posible, la cual se hace mayor antes del coro, donde el “I protect the law – now and evermore / Justice I’ll defend – Guardian of the land / Crime has to end” se escucha impresionante, la sección del solo de guitarra deja claro que no hay espacios para aminorar la potencia desbordada durante todo el tema, en especial la sección final de este donde las guitarras crean una grandiosa melodía la cual termina con un potente “Crime has to end”.

Watcher in the Sky empieza con un grandioso riff que deja en claro la maestría de la banda, después con la primera estrofa adquiere cierta mística, la cual junto a la voz de Hansen crean la combinación perfecta, mientras avanza no deja respiro, con un trabajo preciso en todas sus partes, en especial en la base rítmica y después con el coro que llega a ser un clímax sonoro. El solo tiene dos partes, la primera que sirve para dar paso a una estrofa cantada por Sielck donde tiene harta fuerza, y ya después en la segunda parte del solo, los germanos no se guardan nada, dando clases sobre cómo hacer grandes melodías. El último coro es sencillamente apoteósico para ir cerrando el tema mientras va bajando la intensidad.

Como dato curioso, este tema también aparece en el disco Somewhere Out in Space de Gamma Ray de 1997.

For the World es un tema más powermetalero, con un trabajo en guitarras bien interesantes, cabe destacar que acá participa como invitado Hansi Kürsch de Blind Guardian quien sabe aportar la cuota de fiereza que sabe matizar el trabajo en la parte instrumental, en el coro adquiere harto feeling con el trabajo vocal de Sielck, es probablemente el tema más oreja del disco pero se sabe defender muy bien, en especial con el coro final donde la emoción que produce se desborda. El trabajo en la parte del solo de guitarra también está a la altura del tema. 

This Flight Tonight, tema que cierra el disco es un cover de Nazareth, donde el riff en estilo cabalgata es el protagonista, y donde el clásico coro “Starbright, starbright / You’ve got the loving that I like / Turn this crazy bird around / should not have got on / this flight tonight” suena muy bien, debo reconocer que no es un mal cierre para este trabajo, la verdad nunca he sido un gran fanático de Nazareth pero este cover es bastante disfrutable.

Iron Savior resulta ser un disco debut redondo, no hay puntos bajos acá, ni en la parte vocal ni en la parte instrumental, acá queda claro que no es solo el aporte de Kai Hansen y el de Thomen StauchPiet Sielck es un gran vocalista y guitarrista, con brillantes ideas que suenan frescas y propias. La banda en este disco ya tenía una identidad la cual fue desarrollando a lo largo de los años, y aun con los cambios de integrantes que se han dado en casi un cuarto de siglo, ésta ha sabido sobrevivir al paso del tiempo manteniendo su propuesta de forma íntegra, con Piet Sielck al mando como el eterno capitán de esta nave que en pleno 2021 está muy lejos de terminar su viaje.

Escrito por Sorlac.

Sorlac
Sorlac
Dark Demon Oni Akuma | Sorlac es demihumano domesticado y calificado para clasificar 50.000 tipos de metal diferentes. Además un amante del anime clásico. Un buen tipo, no te asustes por sus alas negras...

Comments are closed.