Sección Yuri: Limerence
23/09/2020
Rincón Cinéfilo: “La Niñera”
25/09/2020

Heavy Reseñas: Cirith Ungol – Forever Black

 

Muchas bandas que editaron trabajos en los 80 o 90 y desaparecieron. Al regresar años después no tienen el efecto esperado, y razones hay varias; derechamente el trabajo que lanzan es un bodrio, su momento pasó y el material no genera mucha atención, no son los miembros que lanzaron el mejor material de la banda. En este último punto, mucha gente romantiza el tema de que “las formaciones originales” son las mejores. Solo basta con mirar el caso de bandas como Deep Purple o Rush, donde miembros como Ian Gillan o Neil Peart no participaron en el primer disco de aquellas bandas. Las formaciones originales no son sinónimo de mejor etapa (aunque hay casos y casos, y eso ya queda en algo subjetivo). 

Hablábamos de que hay bandas que en sus retornos no estaban a la altura de sus mejores tiempos, pero hay bandas que logran mantenerse bien, y diría que bastante bien. Casos como Angel Witch, que estuvieron 24 años sin grabar un disco, aunque ellos tocaban en festivales junto al incombustible Kevin Heybourne (vocalista y guitarrista) comandando esta banda. También está Satan, el cual es un caso bien interesante, pero que abordaré en otra ocasión, y está Cirith Ungol.
Los estadounidenses, leyendas del Heavy/Doom Metal, y piedra angular del Metal Épico se separaron después de editar su cuarto LP Paradise Lost en 1991 y la idea de un retorno era solo un sueño, hasta la presentación en el festival Frost And Fire II de 2015, lo cual llevó a que editarán el single Witch´s Game de 2018 y el esperado quinto disco de la banda, Forever Black, el cual revisaremos el día de hoy.

Editado por Metal Blade Records en abril pasado, este trabajo cuenta con 10 temas, y la banda está formada por el eterno Tim Baker en las voces, Greg Lindstrom y Jim Barraza en las guitarras, Jarvis Leatherby (quien también es vocalista de Night Demon) en el bajo y Robert Graven en batería.
El disco parte con The Call, introducción de poco más de un minuto. Una melodía con aire tétrico con la batería haciendo la ambientación de ser una marcha, es la calma antes de la tormenta.
Legions Arise, continúa la melodía de The Call, con una entrada demoledora por parte de Tim Baker y su voz con tintes. Músicalmente es poderoso, con riffs afilados que no dan descanso y una base rítmica precisa. Si es la primera vez que escuchas a Cirith Ungol, esto no te sonará a una banda que estuvo inactiva casi 25 años, porque el fiato entre los miembros es tremendo. Sencillamente un comienzo soberbio.

The Frost Monstreme, con su sonido muy en la onda de Black Sabbath en el riff con el que empieza el tema, engancha inmediatamente en su forma y terminas haciendo headbanging con sus riffs, y a la mitad del tema vuelven las influencias de Sabbath. Es bien setentero y oscuro.


The Fire Divine empieza y se mantiene con un riff bastante ganchero y el coro. También, los solos que tiene se mueven de forma bastante efectiva. Si conoces el material de la banda, entonces sabrás que estás ante un tema 100% marca de la casa, que tiene hartos elementos de lo que hicieron en Paradise Lost y suena bastante bien.

Stormbringer, es el quinto tema del disco, y por su nombre, cómo puedes ver, está basado en la obra de Michael Moorcock basada en el mundo de Elric de Melnibon, Campeón Eterno“. Stormbringer, la infame espada negra que empuña Elric, tiene mente propia y se alimenta de las almas de aquellos a quienes mata.
Musicalmente empieza de forma espectacular con guitarras acústicas, con Tim Baker cantando de forma impresionante. Esto me recuerda un poco a Chaos Rising, con el tema tomando mayor intensidad mientras avanza, de forma épica, pero esto es épico en un sentido más sombrío. Uno de los mejores temas del disco.

Fractus Promissum parte de forma bastante directa con un buen trabajo en guitarras y en batería, el bajo también se maneja muy bien, es un tema a medio tiempo donde la banda muestra sus pergaminos con un estilo más clásico y que resulta de la mejor forma, a momentos recordándonos los inicios con su Frost and Fire de 1981, es un muy buen tema que no pasa de forma inadvertida.

Nightmare empieza con una atmosfera densa, un terreno que la banda domina y se acentúa en el coro. Es de esos temas que mientras avanza la música se sumerge en una espiral oscura donde los solos de guitarra logran acrecentar esa sensación.

Before Tomorrow tiene un comienzo con harto feeling, lo que aumenta con la entrada del solo después de los dos minutos, para mantener ese sentimiento que produce desde un principio, cerrando de buena forma.

Forever Black, tema que da nombre al disco es el último tema del disco, empieza con un riff potente y épico, para cambiar con la entrada del coro. Es un tema con harta esencia Doom Metal, y la densidad en esos momentos es ejecutada acorde a como se desarrolla el tema, con un solo de buena. Ya para el final del tema, este empieza a acelerar sin perder un ápice de la vibra que genera, siendo un buen cierre para el disco
Forever Black es un muy buen retorno. Si bien Cirith Ungol no tuvo el mismo éxito que otras bandas de su generación, con el paso de los años se hizo justicia con su música, única en su tipo. Ciertamente este trabajo ratifica la calidad de la banda, que a pesar de las décadas que han pasado desde Paradise Lost no hicieron que perdieran el rumbo, sino que es como si hubieran continuado donde se detuvieron, manteniendo muchos de los elementos que hicieron de su música gigante. Tiene de todo lo que puedes encontrar en sus primeros cuatro discos, aunque con cierta tendencia a Paradise Lost, y si la pregunta es ¿eso es bueno?, la respuesta ciertamente es: claro que sí.
Cirith Ungol con este trabajo no rememoró viejos tiempos, sino que avanzó por nuevas épocas con sus mejores armas y salió airoso de este desafío y eso se agradece. Es uno de los mejores regresos de los últimos años, a la altura de lo realizado por Satan con su Life Sentence de 2013 y Angel Witch con As Above, So Below de 2012.
Escrito por Sorlac
Sorlac
Sorlac
Dark Demon Oni Akuma | Sorlac es demihumano domesticado y calificado para clasificar 50.000 tipos de metal diferentes. Además un amante del anime clásico. Un buen tipo, no te asustes por sus alas negras...